Como ganar la elección en el 2024

Hace unos días, Andrés Manuel López Obrador evidentemente molesto respondió a las críticas generadas por el chiste que contó sobre una conveniente sordera, como respuesta a las preguntas de los reporteros que acudieron a la conferencia mañanera el pasado miércoles 16 de agosto acerca de los jóvenes desaparecidos en Lagos de Moreno, Jal., y la crudeza de las imágenes difundidas a través de un video, que han conmocionado a la sociedad mexicana por el grado de violencia expuesto. Como siempre, el Presidente argumentó que todo fue una infamia del bloque conservador y de los medios de comunicación, porque él nunca se burlaría de una situación así.

Es muy probable que el Presidente de la República no haya escuchado la pregunta en medio del bullicio provocado por la pregunta realizada al unísono por varios de los reporteros de la fuente.
Sin embargo lo que sí es imperdonable, es que el Jefe del Estado Mexicano después de varios días de no saber con exactitud qué pasó con los jóvenes desaparecidos, no se haya pronunciado sobre las acciones de las autoridades para dar con el paradero de los muchachos, ni haya mostrado la mas mínima preocupación o empatía con los padres de los chicos desaparecidos. En cambio, muy a su estilo sí le dedique tiempo oficial a responder las acostumbradas loas de su fiel servidor “Lord Molécula” y a descalificar a todos aquellos que no estén de acuerdo con él y los considera sus adversarios políticos.

Andrés Manuel López Obrador, Morena y su 4T, deberían comenzar por respetar a la sociedad.
Porque la sociedad mexicana no es una sociedad de idiotas, como suponen. Afirmar que solamente ellos tienen el talento para conducir a nuestro país repartiendo migajas para que los mexicanos medio coman, es la principal razón por la cual están en un altísimo riesgo de perder la elección del 2024. Están convencidos de que en la sociedad mexicana no existe talento para crear valor. Yo opino lo contrario.

En los últimos 5 años el Presidente de la República y Morena se han dedicado fervientemente a demostrarnos que son ellos los que carecen del talento que se requiere para conducir los destinos de 130 millones de mexicanos. Tan es así, que sus corcholatas en sus disfrazadas campañas electorales no alcanzan a ver ni a proponer nada más allá de ampliar la cobertura para la distribución de migajas a través de los programas sociales.

Las corcholatas favoritas de López Obrador serán muy “talentosas” como él lo asegura, sin embargo, no tienen idea de como aplicar la ciencia en la creación de valor, no son capaces de salirse un ápice del guión que su jefe les ha marcado. Su acólito incondicional y ex secretario de gobernación, es incapaz de pensar en algo por si mismo, y de los demás, mejor ni hablamos. En resumen, cero talento, cero convocatoria e involucramiento con la sociedad. Todos, cual devotos fanáticos siguiendo a la voz de su Mesías .

México cuenta con una sociedad viva, calificada, pujante y crítica que sin duda está harta del PRIAN. Pero también en igual medida de la degradación social, política, económica, de salud, de educación y de seguridad a la que nos ha conducido Andrés Manuel López Obrador, y del salto hacia atrás que nunca imaginamos se podría dar con Morena. En tan solo cinco años han excedido hasta lo inaudito todos los límites. Nadie en sus peores pesadillas imaginó que Andrés Manuel en tan poco tiempo pudiera provocar en nuestro país una regresión de 60 años, y lo hizo. Nadie imaginó que nos pudiera regresar al autoritarismo y lo hizo. Nadie pensó que pudiéramos regresar a la mas absoluta opacidad y lo hizo. Nadie pensó que pudiéramos regresar al militarismo y lo hizo también. Ha hecho todo. Todo lo necesario para destruir lo que durante décadas habíamos avanzado.

¿Ahora que sigue?

Retomar el camino democrático de una sociedad crítica y participativa del siglo XXI, y eso inicia por reconocernos, valorarnos, tomarnos en cuenta y aprovechar todas las grandes ventajas y oportunidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías. Llámese Frente Amplio por México, MC o como le quieran llamar, el espacio y las oportunidades están ahí. Tomando en cuenta a la gente y entendiéndola. De ninguna manera deben seguir construyendo a partir de los caprichos y visión de Alito, Dante, Marko, etc. La construcción de un nuevo Proyecto de Nación debe ser un asunto de fondo a partir de la conducción de las causas de la gente.

Fortalecer a los partidos políticos, que gracias a la incapacidad de sus liderazgos, hoy se encuentran destruidos. Preparar a todos sus candidatos y candidatas. Porque hasta el día de hoy todo ha sido improvisación, unos le llaman tómbola y otros incondicionales o cuates, el caso es que todos los partidos políticos están igual. Y establecer una comunicación individualizada e interactiva, hablarle a la gente de lo que a la gente le importa, de sus causas, de sus temas y movilizarla alrededor de eso.

El escenario de hoy refleja un fenómeno de hartazgo social similar al 2018, lo cual nos lleva a pensar que Andrés Manuel López Obrador, sus corcholatas y Morena perderán en el 2024.

Por otra parte, si el Frente Amplio por México si quiere ganar en el 2024, debe comenzar por conectar la plataforma electoral de los partidos políticos, el programa de gobierno y los votos, con un nuevo y disruptivo modelo de gobernanza que incorpore la participación de la sociedad. Es decir, que lo que presenten no sea lo de siempre, tan solo un documento más. De tal forma que la sociedad que hoy es mas activa e interactiva en una democracia en tiempo real forme parte no únicamente del proyecto, sino también de su construcción, y así evitar que termine en un documento exclusivo de un grupo de expertos que de manera aislada trabajen en la interpretación de la problemática de la sociedad, lo propongan y hasta ahí.

La sociedad y el grupo de expertos convocados por el Frente Amplio por México tiene la oportunidad de en conjunto definir sus causas, para que se conviertan en la plataforma electoral de los partidos políticos y esta a su vez en su convocatoria a votar. Porque deben entender que la sociedad se ha empoderado y que no va a aceptar un documento impuesto, como el de UNIDOS ó el de Mexicolectivo que solo entienden las elites del poder.

El Gobierno de Coalición que propone el Frente Amplio por México para ser competitivo en el 2024, debe convertirse verdaderamente en un novedoso modelo de gobernanza participativa con la sociedad. Porque la sociedad de hoy esta mas conectada, participa y ejerce (sin la intervención de los partidos políticos) una democracia en tiempo real. Las conexiones de internet registran un 93% de usurarios consumiendo plataformas interactivas.

Porque un cambio radical en el diseño de la gobernanza, significa la reconexión del modelo de representatividad, y entender que los ciudadanos son mucho más que solo las organizaciones de la sociedad civil. De esta manera podemos comenzar a modificar el modelo inercial de gobierno de hace 50 años que no responde a las necesidades de los ciudadanos del siglo XXI.

La gente debe sentirse identificada y a la vez comprometida con su propuesta. Ya que el propósito final de los planes y programas electorales no debe ser únicamente elaborar un gran documento. Debe ser, ganar la elección y contar con un documento que realmente sirva para transmitir y reflejar el sentir y los anhelos de todos y cada uno de los mexicanos.

Si mínimamente llevan a cabo esto, y además lo cubren con un proyecto de nación que nos incorpore a todos, el Frente Amplio por México tendrá altas probabilidades de ganar en el 2024.

Y no es pregunta

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Redes Sociales

Te puede interesar

Get The Latest Updates

Subscribe To Our Weekly Newsletter

No spam, notifications only about new products, updates.

Categorías